Astrágalo (Astragalus membranaceus)

La raíz de esta planta perenne oriunda de la China contiene unas sustancias conocidas como polisacáridos que al parecer estimulan el sistema inmunitario, promueven la regeneración de los tejidos, aumentan la energía, aceleran el metabolismo y fortalecen el organismo.

Algunos estudios indican que el astrágalo o flor de loto, estimula la producción del compuesto antiviral presente en la sangre conocido como interferón y que ayuda a restablecer la producción de células rojas sanguíneas, proceso que se lleva a cabo en la médula ósea.

El astrágalo ha sido usado en el tratamiento de infecciones virales, pulmonía, anormalidades en la sangre, debilidad y cansancio crónicos. También se ha sugerido que posee un efecto normalizador de las arritmias cardiacas.

Como usar el Astrágalo

El astrágalo se consigue en forma de té ya preparado, raíz seca, cápsulas y extracto líquido. Para preparar un té se puede hervir durante 15 o 20 minutos una onza de raíz de astrágalo en una taza de agua.

Un método empleado en la China consiste en combinar una parte de miel con cuatro partes de raíz seca y un poco de agua. Se calienta esta mezcla a fuego bajo en un sartén hasta que el agua se evapore y la raíz tome un tono ligeramente marrón.

Precauciones

Algunos naturópatas no recomendamos su uso cuando hay fiebre presente.

Tenga en cuenta lo que siempre comentamos, no por ser natural deja de ser en ocasiones peligroso. Mejor consultar siempre con su naturópata de confianza.

Por Gentileza de Cristinatur