Ayudas para caminar: escoge la adecuada para ti.

Las ayudas para caminar pueden brindarte apoyo para aumentar tu seguridad, independencia y confianza. Conocer los diferentes tipos de ayudas para caminar te ayudará a escoger el dispositivo ideal para ti.

Muletas y bastones

Los bastones ofrecen el nivel más simple de soporte y pueden ser muy efectivos si se usan correctamente. Proporciona un punto de apoyo adicional con el suelo. Esto puede ayudar a mantener el equilibrio y a combatir la inestabilidad leve. Es importante que el bastón esté a la altura correcta para ofrecer apoyo suficiente y evitar malas posturas.

También podrás encontrar bastones especiales que ofrecen mayor comodidad y estabilidad. Generalmente los encontrarás con mangos de diseño ergonómico, plegables o incluso regulables en altura.  Estos bastones pueden ser útiles para aquellos que sufren artritis u otras dificultades en sus manos. Estas empuñaduras especiales están disponibles con molduras derecha e izquierda para mayor comodidad y funcionalidad.

Los trípodes son bastones con tres pies en la parte inferior. Esto hace que proporcionen mayor estabilidad. Sin embargo, deben sujetarse un poco más hacia el costado del cuerpo, lo que puede causar otros problemas de postura, con la marcha o con el equilibrio, por lo que debe considerarse bien. Aun así, a menudo son apropiados para personas con debilidad en un costado (unilateral), después de un accidente cerebrovascular u otra lesión neurológica.

Las muletas se suelen recomendar después de una lesión, aunque generalmente tienen más contraindicaciones que un bastón.  Rara vez son ayudas para caminar adecuadas para usarlas a largo plazo. Asegúrate de obtener la ayuda necesaria para escoger el bastón que más te convenga.

Andadores sin ruedas

Los andadores ofrecen más soporte, ya que tiene más puntos de contacto con el suelo y una base de apoyo mayor. Existe una gran variedad, por eso debe seleccionarse cuidadosamente. Hay que tener en cuenta, principalmente, el nivel de soporte necesario y los lugares donde se utilizará.

Los andadores estándar tienen cuatro patas con tapones de goma y ofrecen el mayor apoyo. Están diseñados para uso en interior para personas que necesitan soportar parte de su peso con sus brazos, por lo que necesitan una base de apoyo muy estable. Hay que levantarlo a cada paso, lo que puede ser un poco incómodo, pero ofrecen un alto nivel de estabilidad.

Andadores de 3 o 4 ruedas

Los andadores con ruedas o rollators son similares a las ayudas para caminar estáticas, pero tienen 3 o ruedas. Proporcionan un alto nivel de apoyo y se pueden usar para soportar algo de peso, pero se pueden empujar hacia adelante más fácilmente al caminar en lugar de levantar.

Los rollators de tres ruedas, tienen un chasis triangular con tres ruedas grandes y frenos de mano para un mayor control. Como son completamente sobre ruedas, son más rápidos que los andadores. Pueden ser útiles para mantener el equilibrio mientras camina. Generalmente diseñados para uso en exteriores, sus ruedas más grandes se adaptan mejor a las superficies irregulares. Se pueden usar en interiores, aunque son voluminosos para espacios pequeños. Algunos incorporan una bolsa de almacenamiento o una cesta en el centro, como accesorios.

Los rollators de cuatro ruedas tienen, como se puede adivinar, tienen cuatro ruedas grandes con frenos. Muchos tienen un asiento en el centro para que, una vez frenado, pueda usarse como asiento. También es común que incorporen una cesta como accesorio. Su chasis es generalmente mucho más grande y es más adecuado para uso en exteriores.

Para escoger ayudas para caminar debes tener en cuenta: Cuánto peso ha de soportar y qué tipo de apoyo y equilibrio necesitas para caminar. Busca la ayuda de un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional para que te asesore sobre qué ayudas para caminar te convienen, mediciones correctas y uso seguro.

Artículo gentileza de Masol