Baños de arcilla para tu salud

Cuando decimos que nuestro cuerpo está intoxicado, todos creemos que se trata de algo que comimos o estuvimos expuestos recientemente, sin embargo, esto es falso. Desafortunadamente nuestro cuerpo acumula las toxinas a las que podemos estar expuestos, las que ingerimos y respiramos o que nuestra propia piel absorbe. Algunos síntomas de la acumulación de toxinas en nuestro cuerpo pueden incluir fatiga, dolor y rigidez de articulaciones, dolor de cabeza, acidez estomacal, inflamación abdominal, etc.

Una alimentación más natural y balanceada puede ayudarnos a mantenernos sanos y fortalece al cuerpo para que sea más eficaz al desintoxicar el organismo, sin embargo, existen otras alternativas que también pueden resultarnos útiles para desintoxicarnos, como es el caso de la arcilla.

Desde tiempos antiguos la arcilla se ha utilizado para fines medicinales, desde aliviar dolores musculares, hasta mejorar la apariencia de la piel. Se trata de un ingrediente natural que ayuda a desintoxicar las células del cuerpo. Se dice que la arcilla tiene una carga negativa y por lo tanto atrae las impurezas que en este caso son las toxinas como metales pesados. Existen muchos tipos de arcilla, sin embargo, la arcilla de bentonita, es la que usualmente se emplea para los baños con arcilla. Luego de tomar el baño de arcilla, se aconseja reponer minerales y líquidos con una bebida hidratante, puede tratarse de agua mineral o bien incluir un zumo natural. Si no quieres o no puedes realizar un baño de arcilla, todavía puedes disfrutar de sus beneficios, usando mascarillas o cataplasmas con la arcilla.

Las mascarillas son fáciles de preparar, a la mayoría se le añade agua hasta formar una pasta suave, que puedas distribuir por tu piel de forma homogénea. También puedes añadir un poco de aceite de argán  si tienes piel seca, o unas gotas de aceite esencial de limón si tu piel tiende a ser grasa. Las cataplasmas se pueden utilizar en las áreas del cuerpo, para combatir dolores musculares y reducir la inflamación, la consistencia debe ser como de masa, y se aplicará con ayuda de las manos, dejando reposar por al menos 10 minutos.

Los baños de arcilla pueden ayudarnos a conseguir un alivio inmediato, sin embargo, no se recomiendan en mujeres durante el embarazo o en personas que se encuentran bajo algún tratamiento médico, esto ocurre debido a que, la arcilla empleada moderadamente es un ingrediente natural ideal para la piel y para desintoxicar nuestro organismo, sin embargo, se dice que también tiene la capacidad de absorber nutrimentos, alterar la circulación y respiración.

Si existe alguna enfermedad que involucre al sistema cardiovascular o renal, se aconseja evitar los baños de barro y preferentemente utilizarlo en una superficie del cuerpo mayor al 50%.