CÓMO REDUCIR Y ELIMINAR LAS ESTRÍAS

Si sufres de esas molestas y anti-estéticas estrías en tu piel (en zonas típicas como piernas, glúteos, pechos, espalda…) y deseas reducirlas o incluso borrarlas debes ser constante en las continuas aplicaciones, si es así, obtendrás muy buenos resultados. Los productos son fácilmente asequibles y los puedes encontrar en cualquier alacena, farmacia o centro de estética.

Rosa mosqueta y aceite de almendras

Son muy beneficiosas para la piel, tienen cualidades regenerantes y ayudan mucho a quitar las marcas de estrías. Aplicar al menos una vez al día aceite de rosa mosqueta y aceite de almendras después de cada ducha.

Crema para las estrías de aguacate

Mezclar la pulpa de medio aguacate con una cucharada de limón y una de miel. Se aplica la mezcla todos los días dándose masajes circulares.

Cola de caballo para combatir las estrías

Por su riqueza en silicio (regenerante natural) los tratamientos con cola de caballo resultan eficaces en el tratamiento de las estrías, especialmente aquellas de generación más reciente.

Macerar 100 gr. de cola de caballo y unas 8 gotas de limón en un litro de alcohol de 40º durante 1 mes. Diluir con agua al 50 % y masajear las zonas afectadas dos veces al día.

Pasta de zanahoria

Colocar unas zanahorias al vapor hasta que se pongan suaves. Se las machaca hasta que quede como un puré y se aplica en la zona afectada. Dejar actuar por media hora y enjuagar con agua fría. El agua caliente es muy mala para las estrías ya que estira la piel.

Ungüento para eliminar las estrías

Tomar las cáscaras de cinco remolachas moradas, las cáscaras de cinco duraznos y el corazón de una zanahoria. Licuar todo y aplicar sobre las estrías blancas. Con este ungüento te desaparecerán las estrías para siempre.

Alivia las náuseas durante el embarazo

Nadie sabe con certeza qué es lo que causa las náuseas durante el embarazo, pero es probable que sea una combinación de cambios físicos que tienen lugar en tu cuerpo.

Es común que las mujeres que se acaban de quedar embarazadas se sientan mal ante el olor de algún alimento concreto o ciertos olores, que pueden provocar náuseas inmediatas. Hormonas como la Gonadotropina o los estrógenos, se elevan con rapidez a inicios del embarazo y contribuyen al malestar físico en la mujer.

OTRAS CAUSAS FRECUENTES

Algunos investigadores proponen que ciertas mujeres están psicológicamente predispuestas a tener náuseas y vómitos durante el embarazo como una respuesta al estrés, aunque no hay evidencia concluyente al respecto como tampoco en los siguientes:

  • Tienes un embarazo doble o múltiple.
  • Has sufrido náuseas o vómitos en un embarazo anterior.
  • Sufres mareos cuando viajas.
  • Padeces migrañas o dolores de cabeza.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Comienza por hacer comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día para que tu estómago nunca esté vacío.

No te recuestes después de comer. Por muy cansada que estés porque esto puede retrasar la digestión.

Evita comidas grasas, picantes o con olores fuertes. Está bien comer las pocas cosas que te gustan durante esta etapa de tu embarazo siempre buscando lo más natural.

Es muy recomendable que te laves los dientes y enjuagues la boca después de comer. 

Intenta beber entre las comidas.  Siempre a pequeños sorbos a lo largo del día

Aire fresco.

Es importante que respires aire fresco. Salir a caminar o mantener las ventanas abiertas te puede ayudar a calmar las náuseas.

Descansa.

Las náuseas pueden empeorar si estás cansada, así que date tiempo para relajarte y dormir siestas cuando puedas. Ver una película o visitar a una amiga puede ayudar a eliminar el estrés y quitarte de la cabeza el malestar.

Además de estos consejos, las terapias naturales te ofrecen un sin fin de soluciones a la carta para que evites las molestias producidas por los vómitos en el embarazo.

Por gentileza de Cristinatur

Desintoxicar el organismo

Con excesos de ingesta, nuestro cuerpo necesita limpiarse interiormente y regenerarse. Un proceso de desintoxicación necesario para evitar síntomas como el cansancio, palidez, ojeras, congestión, pesimismo o irritabilidad que produce la pesadez de estómago y el hígado fruto de las dietas abundantes y altas en grasas.

En este artículo le daremos algunos consejos para evitar que tu organismo te pase la factura de los excesos. Conviene aplicarlos al menos durante dos semanas, si bien son perfectamente aplicables todo el año y suponen unos hábitos saludables que te ayudarán a sentirte bien todos los días.

-En primer lugar, hay que hacer un ayuno sano para desintoxicar al cuerpo al menos una vez al mes o cada quince días. Así no sólo eliminamos las sustancias tóxicas que el cuerpo ha ido acumulando, sino que también es un período que podemos aprovechar para ingerir sustancias nutritivas para nuestra salud.

-También es conveniente tomar abundante líquido, unos 8 vasos de agua al día para que el organismo funcione correctamente y elimine las sustancias innecesarias. Por supuesto es fundamental incluir en nuestra dieta frutas y vegetales frescos con gran cantidad de vitaminas hidrosolubles como las B y C y minerales esenciales para la salud.

-Por otro lado, los antioxidantes naturales favorecen el flujo sanguíneo y aumentan la cantidad de oxígeno que llega al cerebro. Incluso, si se ingieren en zumo, el proceso de digestión será más sencillo. Manzana, limón, sandia, zanahoria, apio, tomate, espinaca y remolacha son algunas propuestas.

-Para regenerar la flora intestinal, consume yogurt light, que además de ser liviano contiene probióticos que ejercen importantes efectos fisiológicos y contribuyen al equilibrio de la flora bacteriana intestinal y potencian el sistema inmunitario.

– Es conveniente eliminar o reducir el consumo de azúcar y sal y moderar las cantidades de harinas

– Evitar tomar estimulantes como el café, té o alcohol

Al finalizar el período de desintoxicación introducir los alimentos poco a poco evitando aquellos altos en grasa y azúcar días consecutivos. Seguir bebiendo mucha agua y hacer ejercicio físico tres o cuatro días a la semana es primordial.

Menopausia y alimentación

La menopausia se asocia a cambios fisiológicos que aumentan el riesgo y aparición de diversas patologías en la mujer. La disminución en la producción de estrógenos, altera diversas funciones en el organismo, entre ellas la mineralización ósea, lo que se traduce en enfermedades como la osteoporosis.

Un mayor cansancio, aumento de peso, presión arterial y triglicéridos en sangre, resistencia a la insulina, los temidos sofocos, cambios de humor y de comportamiento se asocian a esta disminución de las hormonas femeninas a partir de los 45-50 años.

Los cambios hormonales durante la menopausia, sumados a los hábitos de vida, antecedentes familiares y alimentación favorecen el aumento del número de mujeres que a medio y largo plazo padecerán enfermedades cardiovasculares. Existe abundante evidencia científica de que la dieta es un factor que influye directamente en el perfil del riesgo cardiovascular.

Un mayor consumo de grasas mono insaturadas, omega 3, fibra, potasio, calcio o magnesio, reducen considerablemente este riesgo, mantienen a raya algunos síntomas post-menopáusicos y ayuda a evitar otras enfermedades asociadas. Por tanto, reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y mejorar algunos síntomas de la menopausia está en nuestra mano

Desde la Asociación Americana del Corazón, recomiendan ciertas pautas alimenticias y hábitos de vida como evitar el sedentarismo, el consumo de tabaco o las grasas saturadas. El objetivo final es disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejorar la calidad de vida y su entorno.

Aumentar el consumo de cereales integrales, frutas, verduras, hortalizas de temporada, lácteos desnatados, proteínas y grasas de calidad (huevos, carnes magras, pescado azul, frutos secos) disminuye en la mujer hasta un 33% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejoran su calidad de vida con respecto a los efectos de la menopausia en su organismo.

Sin duda, unas pautas alimenticias personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada mujer, hacen que mejore su calidad de vida de manera considerable. ¿Cuándo empezamos?

Artículo gentileza de Cristinatur

La prótesis correcta para usted

Una prótesis dental se sujeta a uno o más implantes y puede hacerse con uno o más dientes artificiales.  La prótesis que le coloquen dependerá de sus necesidades dentales. Si van a reemplazarle un grupo completo de dientes quizás pueda elegir entre una prótesis fija o removible.

Una prótesis a medida de sus necesidades

Según la cantidad de piezas que le falten, pueden colocarle una prótesis simple, parcial o completa. Cuánto más piezas deban reemplazarle, más cantidad de implantes necesitará.

En la mayoría de los casos, no se hará una prótesis permanente hasta tanto el hueso del maxilar se haya fusionado con el implante. Hasta ese momento, puede que use una prótesis temporal.

-Se usa una prótesis simple para sustituir un diente que falta. Para el soporte de esta prótesis, solo se necesita un implante

-Una prótesis parcial reemplaza dos o más dientes. Se usan dos o tres implantes para brindar soporte.

– Una prótesis de dentadura postiza completa reemplaza todos los dientes del maxilar o la mandíbula o de ambos.

– La cantidad de implantes necesarios de si se va a utilizar una prótesis fija o removible.

Artículo gentileza de Clínica Dental Estévez

Comer para dormir mejor

La alimentación tiene un papel fundamental en la calidad del sueño: mantener una alimentación adecuada y hacer una buena elección de aquello que comemos, en especial en las horas anteriores a irse a la cama, son factores que repercuten de forma beneficiosa en una buena higiene del sueño.

A continuación, les ofrecemos algunas recomendaciones para favorecer un sueño reparador:

PROCURAR:

-Establecer una rutina diaria, fijando unas horas regulares para acostarse y levantarse.

-Cenar, o realizar la comida previa a acostarse, unas dos horas antes para evitar problemas de reflujo y garantizar una buena digestión.

-Incorporar a nuestra cena alimentos que ayuden a aumentar la melatonina, hormona reguladora del sueño. Lácteos, huevos, frutos secos, cereales integrales, patatas, verdura, plátano o piña contienen triptófano, aminoácido que actúa como precursor de la melatonina.

-Preparar infusiones con componentes que favorezcan la relajación, como tila, melisa, pasiflora, flor de azahar…

-Bajar la intensidad de la luz antes de ir a dormir. El ciclo de luz y oscuridad es el factor fundamental para sincronizar el ritmo circadiano (vigilia-sueño) y la secreción de melatonina.

-Practicar ejercicio regularmente, durante el día o más de dos horas antes de acostarse, para favorecer la relajación y el buen descanso posterior.

EVITAR:

-El consumo a partir de determinadas horas, de alimentos y bebidas con estimulantes como la cafeína, la teína o la teobromina, presentes en el café, té, cacao, guaraná, mate y cola.

-Los alimentos y/o preparaciones muy pesadas y copiosas, (elaboraciones con muchas grasas, guisos, fritos, salsas muy condimentadas…), así como alimentos picantes, azucarados y ácidos. El proceso digestivo se ve reducido durante el sueño.

-Las bebidas alcohólicas favorecen la somnolencia, pero inducen un sueño ligero de mala calidad.

-El uso de dispositivos tecnológicos (móvil, portátil) al menos una hora antes de ir a dormir.

Con estos sencillos pasos ayudarás mejorar tu sueño y por tanto, tu calidad de vida.

Artículo gentileza de Masol

Piel sana y bronceada por más tiempo

Tras el descanso del verano llega el descanso para nuestra piel. El órgano más grande de nuestro cuerpo requiere de cuidados específicos además de la higiene adecuada.

Todos sabemos que una piel bonita necesita algo más que una crema específica. Durante el verano la hemos sometido al estrés de los días de playa, sol y aire libre tan necesario, pero que sin los cuidados adecuados se vuelve enemigo de aquellas zonas que quedan al descubierto.

Ahora que deseamos mantener el color durante algún tiempo, podemos usar alimentos que cuidan nuestra piel por dentro y por fuera.Sobra recordar que entre los cuidados básicos para la piel están el tomar suficiente agua a lo largo del día o usar un gel adecuado a nuestro tipo de piel, pero no olvidemos el importante papel que los siguientes alimentos tienen para la belleza y cuidado de la misma..

SEMILLAS DE CHÍA: Aportan aminoácidos de alta biodisponibilidad lo que las hace ideales para evitar la aparición de sequedad o arrugas. Tomar dos cucharadas molidas al día , con yogur, sobre ensaladas etc.

ENDIVIAS: Mantienen la hidratación y son perfectas para ayudarnos a depurar el organismo. Lo ideal es tomar una endivia diaria en ensaladas.

ALBARICOQUES: Al igual que las Zanahorias, su color anaranjado se debe a la importante cantidad de betacarotenos que contiene. Estos son los precursores de la vitamina A, imprescindibles para la renovación celular. Puedes consumir dos o tres diariamente frescos, deshidratados o ecológicos

CÚRCUMA: Es una especia que podemos usar en infinidad de preparaciones culinarias y que recomiendo especialmente en caso de acné. Podemos usar diariamente dos rodajas o media cucharada si la usas en polvo

PEPINO: Consumidos con la piel aportan un toque amargo a nuestra dieta y un gran poder hidratante con lo que cumple otro proceso fundamental, depurar y estimular el proceso de limpieza en el organismo. Puedes tomar medio pepino diario con piel durante todo el verano en ensaladas, cremas, zumos o utilizar directamente sobre la piel como mascarilla hidratante y nutritiva

PIMIENTO ROJO: Es indispensable para ayudarnos a formar colágeno, proteína que sostiene la piel. Es un alimento rico en vitamina c y se puede consumir uno o medio diariamente durante toda la temporada

Artículo Gentileza de  Cristinatur

¿Cómo llevas tu nivel de ansiedad

La ansiedad es el producto de las exigencias actuales de trabajo, familia, escuela y vida diaria. Cada vez más personas padecen ansiedad crónica, incluso sin darse cuenta.

Todo vale cuando el pecho nos aprieta y las ganas de llorar, caída de cabello, tristeza, apatía o tensión arterial empieza a ser preocupantes. Cuando la ansiedad se ha instalado en nuestra vida.

El mejor remedio, la voluntad.

La ansiedad es ante todo, un trastorno fisiológico; es decir un trastorno del cuerpo y la mente. Partimos de que cada persona necesitará una ayuda concreta por su de ansiedad.

Lo primero es empezar cuidando la alimentación y hacer ejercicio diario que ayude a “quemar” nuestro estrés y secretar endorfinas.

También existen terapias y ejercicios de respiración consciente para situarnos en el momento presente. Para esto es mejor acudir a un terapeuta profesional. En cuanto a la alimentación es sencillo.

Ansiedad y alimentación

Si mantenemos estable nuestro nivel de glucemia a lo largo del día, el gasto energético será constante. La dieta de hoy en día promueve una montaña rusa de azúcar en la sangre, y cada vez que estamos en el viaje hacia abajo, podemos sentir ansiedad.

Cuando nuestros niveles de azúcar en la sangre colapsan, nuestro cuerpo responde con una respuesta de estrés. Secretamos hormonas como, cortisol o adrenalina, que le dicen a nuestro hígado que produzca más azúcar en la sangre para mantenernos vivos.

La buena noticia: Nos quedamos con vida. La mala noticia: Esta respuesta de estrés hormonal se siente idéntica a la ansiedad. Al estabilizar el azúcar en la sangre podemos evitar todo esto.

¿Cómo mantenemos nuestro nivel de glucemia estable?

1-Comer más proteínas y grasas saludables (por ejemplo, aceite de oliva, aguacate, pescado azul, legumbres y huevos más de tres veces por semana…)

2-Evitar el azúcar y los carbohidratos refinados.

3-Tomar 3 comidas y 2 refrigerios diarios, masticando bien cada bocado y sin saltarse ninguna ingesta.

4-Siempre tener a mano frutos secos, chocolate negro, fruta fresca, hortalizas etc. , como opciones saludables para mantener nuestra energía constante.

Evitar la cafeína y los excitantes en general y respetar las horas de descanso a diario son interesantes si se pretende controlar el nivel de estrés y ansiedad

en cualquier caso.

Artículo gentileza de Cristinatur

Lámparas de sal para limpiar energías

Protones, neutrones, iones…los átomos de los que está compuesta cualquier materia viva están en constante movimiento.

Las lámparas de sal emiten iones negativos lo que hace que se equilibre la energía liberada en nuestro entorno y que equilibran la gran carga de iones positivos y cargas electromagnéticas a las que estamos expuestos diariamente y que se generan de manera natural o por los diferentes aparatos electrónicos que nos rodean.

Una de las características más conocidas de estas es su increíble poder para neutralizar partículas de polvo y otros contaminantes habituales en nuestro hogar o lugar de trabajo. Es parecido a dar un paseo por la playa, montaña.

Atraen a las moléculas de agua del ambiente y las absorben, y con ello las partículas extrañas que pudieran contener.

Incluso las personas con algún tipo de alergia notan los beneficios de respirar un aire más libre de partículas.

Si te sientes cansada prueba a mantener encendida una lámpara o porta-velas de sal del Himalaya.

En el espacio de unas semanas comenzarás a notar la diferencia. De hecho un aire menos ionizado positivamente gracias a las lámparas también nos ayuda a mejorar la calidad del sueño y la concentración.

Para mantenerlas en perfecto estado, necesitan una serie de cuidados.

  • Mantener la lámpara encendida el mayor tiempo posible para que se generen los iones negativos y no acumule humedad.
  • No colocar lámparas de sal cerca de fuentes de vapor como lavavajillas, lavadora, o en el baño. La sal puede fundirse con la exposición prolongada a humedad alta, por eso algunas lámparas pueden expulsar agua.
  • Es importante tener la lámpara limpia de polvo. De vez en cuando la limpiaremos con un paño suave.
  • Hay que tener cuidado de que las lámparas no estén al alcance de los niños/as debido a su alto peso, al manipularlas podrían sufrir algún daño o golpe.

Estas lámparas se pueden encontrar en herbolarios y tiendas especializadas y varían su peso según su tamaño. Desde luego, es un buen y saludable regalo.

Artículo gentileza de Cristinatur

Ayudas para caminar: escoge la adecuada para ti.

Las ayudas para caminar pueden brindarte apoyo para aumentar tu seguridad, independencia y confianza. Conocer los diferentes tipos de ayudas para caminar te ayudará a escoger el dispositivo ideal para ti.

Muletas y bastones

Los bastones ofrecen el nivel más simple de soporte y pueden ser muy efectivos si se usan correctamente. Proporciona un punto de apoyo adicional con el suelo. Esto puede ayudar a mantener el equilibrio y a combatir la inestabilidad leve. Es importante que el bastón esté a la altura correcta para ofrecer apoyo suficiente y evitar malas posturas.

También podrás encontrar bastones especiales que ofrecen mayor comodidad y estabilidad. Generalmente los encontrarás con mangos de diseño ergonómico, plegables o incluso regulables en altura.  Estos bastones pueden ser útiles para aquellos que sufren artritis u otras dificultades en sus manos. Estas empuñaduras especiales están disponibles con molduras derecha e izquierda para mayor comodidad y funcionalidad.

Los trípodes son bastones con tres pies en la parte inferior. Esto hace que proporcionen mayor estabilidad. Sin embargo, deben sujetarse un poco más hacia el costado del cuerpo, lo que puede causar otros problemas de postura, con la marcha o con el equilibrio, por lo que debe considerarse bien. Aun así, a menudo son apropiados para personas con debilidad en un costado (unilateral), después de un accidente cerebrovascular u otra lesión neurológica.

Las muletas se suelen recomendar después de una lesión, aunque generalmente tienen más contraindicaciones que un bastón.  Rara vez son ayudas para caminar adecuadas para usarlas a largo plazo. Asegúrate de obtener la ayuda necesaria para escoger el bastón que más te convenga.

Andadores sin ruedas

Los andadores ofrecen más soporte, ya que tiene más puntos de contacto con el suelo y una base de apoyo mayor. Existe una gran variedad, por eso debe seleccionarse cuidadosamente. Hay que tener en cuenta, principalmente, el nivel de soporte necesario y los lugares donde se utilizará.

Los andadores estándar tienen cuatro patas con tapones de goma y ofrecen el mayor apoyo. Están diseñados para uso en interior para personas que necesitan soportar parte de su peso con sus brazos, por lo que necesitan una base de apoyo muy estable. Hay que levantarlo a cada paso, lo que puede ser un poco incómodo, pero ofrecen un alto nivel de estabilidad.

Andadores de 3 o 4 ruedas

Los andadores con ruedas o rollators son similares a las ayudas para caminar estáticas, pero tienen 3 o ruedas. Proporcionan un alto nivel de apoyo y se pueden usar para soportar algo de peso, pero se pueden empujar hacia adelante más fácilmente al caminar en lugar de levantar.

Los rollators de tres ruedas, tienen un chasis triangular con tres ruedas grandes y frenos de mano para un mayor control. Como son completamente sobre ruedas, son más rápidos que los andadores. Pueden ser útiles para mantener el equilibrio mientras camina. Generalmente diseñados para uso en exteriores, sus ruedas más grandes se adaptan mejor a las superficies irregulares. Se pueden usar en interiores, aunque son voluminosos para espacios pequeños. Algunos incorporan una bolsa de almacenamiento o una cesta en el centro, como accesorios.

Los rollators de cuatro ruedas tienen, como se puede adivinar, tienen cuatro ruedas grandes con frenos. Muchos tienen un asiento en el centro para que, una vez frenado, pueda usarse como asiento. También es común que incorporen una cesta como accesorio. Su chasis es generalmente mucho más grande y es más adecuado para uso en exteriores.

Para escoger ayudas para caminar debes tener en cuenta: Cuánto peso ha de soportar y qué tipo de apoyo y equilibrio necesitas para caminar. Busca la ayuda de un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional para que te asesore sobre qué ayudas para caminar te convienen, mediciones correctas y uso seguro.

Artículo gentileza de Masol