El secreto del agua de arroz

La próxima vez que necesites cocer arroz no tires el agua. En ella se encuentran múltiples beneficios.

El agua de haber cocido arroz está llena de propiedades para la piel, vitaminas y minerales, alantonin y ácidos ferullico, especialmente antioxidantes que tienen efecto antiinflamatorios sobre la piel.

También contiene Inositol (promueve el crecimiento celular) puede retrasar el envejecimiento y es estimulante del flujo sanguíneo, lo que disminuye la apariencia de los poros abiertos y da más vitalidad al rostro.

Además, puedes cocer arroz con un “Triple propósito”:

– Salud

– Alimentación

– Belleza.

Cada vez que cuezas arroz guarda el agua en un recipiente aparte Es en esa agua donde este cereal ha liberado algunas de sus más útiles propiedades.

Se puede beber mientras está caliente, endulzar un poco o puedes dejar que se enfríe y tomarla tal cual. De esa forma te proporciona energía, mejora el tránsito intestinal, alivia dolores estomacales, náuseas, vómitos, regula la temperatura del cuerpo, estimula la producción de leche materna, previene y cura el estreñimiento, es buen remedio para las irritaciones cutáneas y puedes utilizarla para aclarar el cabello y así darle más fuerza y brillo.

Lavando la cara habitualmente con agua de cocción de arroz tu piel será más suave y se disimularán los poros faciales, ya que ayuda a abrir los que se han cerrado y por ende a mantener la piel más limpia.

La próxima vez que cuezas arroz ¿Vas a tirar esa agua?

La importancia de leer las etiquetas

La ley que regula el etiquetado de los alimentos y toda la normativa existe, aunque ya se sabe que quien inventa la ley en ocasiones da pie a inventar la trampa

Recordemos términos como el conocido “bio” o «eco» que desapareció misteriosamente de gran cantidad de productos tras una sentencia que marcaba las pautas para llamar así a los alimentos que deberían encontrarse dentro de estas denominaciones, bajo penalización a las grandes compañías

Las denominaciones de los productos juegan con las palabras, adjetivos, imágenes, en el nombre o en la descripción del alimento, usan términos que inducen a confusión o bien omiten algunas palabras.

El resultado es que el consumidor cree estar comprando y comiendo una cosa… y en realidad no lo

¿Debemos estar alerta?

De manera general, sólo aquellas personas que tienen alguna patología, intolerancia, alergia o preferencia alimentaria leen la lista de ingredientes en los productos que adquieren

Aprender a leer las etiquetas de los alimentos debería ser una cuestión de estado y ser asignatura obligatoria en los centros escolares.

Nos facilitaría el trabajo a los dietistas y sería una medida más que favorable para evitar muchas enfermedades vinculadas al exceso en el consumo habitual de ultraprocesados.

Lo que callan las etiquetas

A veces la clave está en la palabra que falta.

Todo en el envase finge ser lo que tú crees que es, pero en realidad no lo dice en ningún sitio: rallado o lonchas que no dice queso, picada que no dice carne.

Esas palabras que faltan en la etiqueta no se omiten sin querer, o por azar, o porque quieran acortar la denominación, sino porque, con la normativa en la mano, lo que nos están tratando de vender no será queso, sino un preparado lácteo,  ni será carne picada sino un preparado de carne.

Debemos estar atentos y leer, entender y comprender que dicen y lo que callan: esas palabras que faltan deberían hacerte mirar con más cuidado la letra pequeña y la lista de ingredientes.

Elegir «alimentos» en vez de «productos»

Un último apunte, pocas etiquetas encontraremos en los alimentos frescos, de temporada y km 0.

Apuesta por una alimentación sostenible. No es por moda, está en juego tu salud y la de tu entorno a medio y largo plazo

Fuentes OCU y AECOSAN

Por Gentileza de Cristinatur

Medicinas naturales- Hoy comemos calabaza

La calabaza es el antioxidante por excelencia de la pirámide alimentaria.

Además, su contenido en fibra, vitaminas y minerales las hacen indispensable en cualquier dieta.

-Carotenos, en su pulpa que se transforman en vitamina A en nuestro organismo

Junto a los puerros tiene la habilidad de impedir el aumento del tamaño en la próstata.

A pesar de que esta hiperplasia benigna no es tan grave como el cáncer, es una inflamación que se da habitualmente en varones mayores de 50 años y suele ser bastante molesta.

Se ha comprobado la importancia de los carotenos en la prevención de otras enfermedades degenerativas como la pérdida de audición.

-Cumarinas, sustancias también antioxidantes capaces de neutralizar los radicales libres.

-Licopenos, otro componente antioxidante que se encuentra en la pulpa y reduce la probabilidad de padecer cáncer de próstata, pulmón, estómago, vejiga y cuello de útero. Tiene además la propiedad de disminuir el colesterol en sangre

-Vitamina C, 100 gramos de calabaza proporciona casi la mitad de las necesidades diarias de esta vitamina en nuestro organismo.

Junto a los carotenos ayudan a mantener la buena salud arterial y previene la aparición de la arterioesclerosis,  depósitos de placas en las arterias.

-Ácido fólico. Además de intervenir en la salud del sistema nervioso, ayuda a proteger el corazón de posibles ataques cardíacos

Es ideal para perder peso por su elevadísimo contenido en agua (100 gramos de calabaza contiene unas 13 calorías) y en potasio.

El potasio aumenta la diuresis y ayuda a prevenir la retención de líquidos.

La calabaza es un alimento muy saciante. A pesar de sus reducidas calorías, su ingesta frena el hambre y elimina la necesidad de consumir otro tipo de alimentos menos apropiados en las dietas de adelgazamiento.

Contiene gran cantidad de fibra por lo que previene el estreñimiento y ayuda a eliminar toxinas de los intestinos.

Es rica en Hidratos de carbono, pero su elevado contenido en fibra hace que se absorban de manera lenta por lo que mantiene los niveles adecuados de azúcar en sangre, resultando muy apropiada para los enfermos de diabetes y más desde que se ha comprobado que es un alimento que estimula al páncreas.

Por gentileza de Cristinatur

La cebolla y sus beneficios

Existen muchas variedades y tipos de cebolla (blanca, morada, tierna, etc.) y formas de consumirla (cruda, cocida, caramelizada, en jarabe)

Es, sin duda, uno de los alimentos imprescindibles en nuestra cocina, prácticamente podemos tomarla y cocinarla de mil maneras y sirve para condimentar cualquier plato.

Pero además de sus propiedades culinarias, las propiedades nutricionales e incluso medicinales de la cebolla hacen que sea un alimento altamente recomendable.

El principal componente de la cebolla, con diferencia, es el agua. Supone el 90 % de su composición. Por ello, sorprende que en el 10% restante encontremos tantos nutrientes y con tantas propiedades beneficiosas.

  • Aceites esenciales, responsables de la mayoría de las propiedades de la cebolla, aunque también del molesto lagrimeo que sufrimos cuando las troceamos.
  • Vitaminas del grupo B, necesarias para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y del inmunitario.
  • Vitamina E y C, con potente acción antioxidante.
  • Aminoácidos esenciales
  • Fibra.
  • Múltiples minerales y oligoelementos como potasio, magnesio, fósforo, calcio, sodio y azufre entre otros.

Una de las propiedades más conocidas de la cebolla es la acción diurética, por lo que se recomienda a personas con insuficiencia renal, gota, cálculos renales, edemas o hipertensión. 

Por su efecto diurético, pero también por su alto contenido en agua y fibra y bajo en grasas y azúcares, es indispensable en cualquier dieta.

Tiene acción expectorante, así como bactericida y fungicida.

Es muy útil en procesos como resfriados, catarros, bronquitis, faringitis y otras afecciones respiratorias.

De hecho, un remedio muy usado en estos casos, es colocar una cebolla partida por la mitad al lado de la cama por la noche para facilitar el proceso de respiración.

Es un potente cardioprotector gracias a su propiedad antitrombótica, además tiene capacidad de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos y es hipotensora, siempre que se consuma de forma habitual.

La tan conocida acción depurativa de la cebolla se debe a que es capaz de eliminar las toxinas y fermentos que se producen en el estómago tras la digestión, proceso que también favorece al estimular al hígado, páncreas y vesícula para que segreguen las sustancias necesarias.

Estas propiedades solo se dan cuando se consume cruda.

Deberán evitar un consumo excesivo aquellas personas que sufran de acidez estomacal o tengan tendencia a la flatulencia o meteorismo.

Las propiedades de la cebolla son innumerables, fortalecer el cabello, el sistema inmune, los bronquios etc.

Es por ello que os invito a investigar más sobre esta económica y saludable verdura que no puede faltar en nuestra despensa.

Leche vegetal

Leche vegetal, opción saludable

 

Las leches vegetales han sumado adeptos en los últimos años.

Han pasado de ser un producto para personas con intolerancia a la leche de origen animal, a ser una bebida láctea vegetal incluida en dietas para todas las edades y condiciones.

Algunos de los beneficios que se le atribuyen son:

  • No contienen colesterol, ya que este es exclusivo en los alimentos de origen animal. Incluso la leche de soja contiene algunos elementos que ayudan a disminuirlo
  • Son pobres en sodio por lo que resultan bastante apropiadas para personas con insuficiencia renal, gota, celulitis o retención de líquidos
  • Por su valor nutritivo facilitan la digestión y son ideales para deportistas o personas que padezcan astenia o cansancio. Gastritis, digestiones pesadas o difíciles, enfermedad de Chron y colon irritable son más llevaderas consumiendo este tipo de lácteo vegetal.
  • No contienen lactosa, estimulantes y es una bebida totalmente recomendable para cuidar nuestros huesos y para personas con fibromialgia u osteoporosis

Las principales o más conocidas son la bebida de soja, arroz, avena, chufa o almendras pero también son cada vez más consumidas las de alpiste, kamut, mijo o espelta, amaranto, quinoa, avellana, nuez, sésamo, coco o castaña.

Una de las más sencillas de preparar es la leche de arroz.

Es la bebida vegetal más ligera, pobre en grasas y proteínas y rica en azúcares por o que se toma principalmente como reconstituyente. Además de facilitar la digestión mejora considerablemente el diagnóstico en personas con problemas estomacales

Para elaborar un litro necesitamos:

1-Lavar repetidamente 300 gramos de arroz integral para eliminar todas las impurezas

2-Ponerlo a remojo durante 30 minutos

3-Mezclarlo con un litro de agua

4-Triturar hasta que la mezcla quede bien molida y colar con la ayuda de un colador muy fino

5-Se puede endulzar con azúcar moreno, miel de caña o palma e inclusive aderezar con especias como la canela.

6-Conservar en el refrigerador

Son muchas las alternativas y recetas que podemos elaborar con la leche vegetal así que sólo me resta decir”Imaginación al poder”

 

Por gentileza de Cristinatur

Tiempo de setas y hongos

Existe cierta confusión con los términos “setas” y “hongos”.

Aquí empleamos el término de setas para todo tipo de hongos comestibles. Contiene un 80% de agua,  un 4% de proteínas, un 8% de hidratos de carbonos, un 1% de grasas y proporcionan alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos, vitamina D, Riboflavina y Tiamina y  minerales de Sodio, Fósforo, Potasio, Hierro y Cobre.

Los champiñones, también conocidos como Champiñones de Paris, son hongos domesticados del Agaricus silvestre y se cultivan a gran escala, encontrándose en los mercados y tiendas de comestibles.

Conocidos también como Champiñones de Paris, contienen un 4% de prótidos, un 6% de carbohidratos, un 0.3% de lípidos, un 0.8 de celulosa y un 88.5% de agua. Además contiene Fósforo, Cloro, Sodio, Potasio, Magnesio, Calcio, Hierro, Zinc, Cobre, Manganeso y Yodo.

Las trufas son tubérculos, frutos de ciertos hongos, que crecen bajo tierra cerca de las raíces de robles y hayas, están cubiertos por una cascara áspera que protege una carne apretada y firme. Contienen un 5.5% de prótidos, un 5.4 de hidrocarbonados, un 0.3% de lípidos, un 6.6% de celulosa y un 80.2% de agua.

El valor nutritivo de las trufas se considera problemático. Su digestibilidad no es muy buena debido a su apretada textura. Además contiene Potasio, Sodio, Calcio, Magnesio, Hierro, Fósforo, Azufre y Cloro.

Las trufas frescas se recogen en otoño, y sólo se comercializan localmente, por lo que hay que comprarlas cocinadas y enlatadas, cuando ya han perdido parte de su sabor y aroma característico.

La recogida de setas en esta época tiene muchos seguidores, aunque varían las setas buscadas según el terreno en el que nos encontremos. Sin embargo, no todas las setas son comestibles.

Ciertas setas de la familia de las amanitas son letales, de ahí su importancia de no tirarnos al monte sin conocer exactamente qué estamos buscando.

Oreja de bosque, Lengua de gato, boleto granulado, shiitake, champiñón, trufa negra o blanca… la infinidad es tan amplia como el territorio para recolectarlas, por tanto y teniendo en cuenta el peligro, mejor adquirirlas ya envasadas y a razón del plato que vayamos a realizar para degustarlas.

Las setas secas son un ingrediente de reserva muy útil, y se conservan bien durante más de un año. Se secan en bandejas de alambre en una corriente de aire a una temperatura uniforme de 54º C.

Si la piel no es dura ni descolorida, no hace falta pelar. Hay que limpiar los sombrerillos con un paño húmedo o una toalla de papel. Si están muy sucias o llenas de arena y hay que lavarlas, entonces se procede de manera rápida sin dejar que se empapen.

Unos 85 gramos de setas secas equivalen a 450 gramos de setas frescas, una vez hidratadas.

Arándano (Vaccinum mirtillus)

Varios estudios han demostrado que el fruto del arándano tiene la capacidad de proteger y fortalecer las paredes de los pequeños vasos sanguíneos conocidos como capilares. Esto lo hace útil en el tratamiento y la prevención de venas varicosas, flebitis y hemorroides, al igual que en la prevención de problemas de la visión causados por la ruptura de pequeños vasos sanguíneos en los ojos.

Durante la segunda guerra mundial algunos pilotos de la fuerza aérea británica que tenían que volar en misiones nocturnas notaron que cuando consumían una jalea hecha a base de arándano su visión mejoraba. Posteriormente se ha comprobado este y otros efectos del arándano sobre la visión. Un efecto que ha recibido mucha atención en años recientes es el de ayudar a prevenir la pérdida de visión a causa de la degeneración de la retina que se produce con gran frecuencia en personas de edades avanzadas.

Se sabe que la combinación de arándano con vitamina E es muy eficaz para prevenir y para frenar el avance de las cataratas.

El arándano contiene además unas sustancias conocidas como antocianidinas que ayudan a fortalecer el colágeno. El colágeno es una proteína que es parte importante de los ligamentos, tendones y el cartílago.

También combaten los estados inflamatorios y tienen importantes propiedades antioxidantes. Estas hacen al arándano útil en el tratamiento de enfermedades inflamatorias de las articulaciones y de las encías.

El consumo del fruto del arándano, por el contrario, sí es recomendable por su efecto protector de inestimable ayuda para prevenir muchas de las complicaciones en diabetes.

Cuando trabajamos con plantas debemos ser consciente de que esas sustancias y compuestos pueden ser igual de beneficiosos que perjudiciales en según qué casos, por lo que siempre será mejor consultar al naturópata antes de usar cualquier planta sólo por recomendación u oídas de algún conocido.

Por Gentileza de Cristinatur