Comer para dormir mejor

La alimentación tiene un papel fundamental en la calidad del sueño: mantener una alimentación adecuada y hacer una buena elección de aquello que comemos, en especial en las horas anteriores a irse a la cama, son factores que repercuten de forma beneficiosa en una buena higiene del sueño.

A continuación, les ofrecemos algunas recomendaciones para favorecer un sueño reparador:

PROCURAR:

-Establecer una rutina diaria, fijando unas horas regulares para acostarse y levantarse.

-Cenar, o realizar la comida previa a acostarse, unas dos horas antes para evitar problemas de reflujo y garantizar una buena digestión.

-Incorporar a nuestra cena alimentos que ayuden a aumentar la melatonina, hormona reguladora del sueño. Lácteos, huevos, frutos secos, cereales integrales, patatas, verdura, plátano o piña contienen triptófano, aminoácido que actúa como precursor de la melatonina.

-Preparar infusiones con componentes que favorezcan la relajación, como tila, melisa, pasiflora, flor de azahar…

-Bajar la intensidad de la luz antes de ir a dormir. El ciclo de luz y oscuridad es el factor fundamental para sincronizar el ritmo circadiano (vigilia-sueño) y la secreción de melatonina.

-Practicar ejercicio regularmente, durante el día o más de dos horas antes de acostarse, para favorecer la relajación y el buen descanso posterior.

EVITAR:

-El consumo a partir de determinadas horas, de alimentos y bebidas con estimulantes como la cafeína, la teína o la teobromina, presentes en el café, té, cacao, guaraná, mate y cola.

-Los alimentos y/o preparaciones muy pesadas y copiosas, (elaboraciones con muchas grasas, guisos, fritos, salsas muy condimentadas…), así como alimentos picantes, azucarados y ácidos. El proceso digestivo se ve reducido durante el sueño.

-Las bebidas alcohólicas favorecen la somnolencia, pero inducen un sueño ligero de mala calidad.

-El uso de dispositivos tecnológicos (móvil, portátil) al menos una hora antes de ir a dormir.

Con estos sencillos pasos ayudarás mejorar tu sueño y por tanto, tu calidad de vida.

Artículo gentileza de Masol