Desintoxicar el organismo

Con excesos de ingesta, nuestro cuerpo necesita limpiarse interiormente y regenerarse. Un proceso de desintoxicación necesario para evitar síntomas como el cansancio, palidez, ojeras, congestión, pesimismo o irritabilidad que produce la pesadez de estómago y el hígado fruto de las dietas abundantes y altas en grasas.

En este artículo le daremos algunos consejos para evitar que tu organismo te pase la factura de los excesos. Conviene aplicarlos al menos durante dos semanas, si bien son perfectamente aplicables todo el año y suponen unos hábitos saludables que te ayudarán a sentirte bien todos los días.

-En primer lugar, hay que hacer un ayuno sano para desintoxicar al cuerpo al menos una vez al mes o cada quince días. Así no sólo eliminamos las sustancias tóxicas que el cuerpo ha ido acumulando, sino que también es un período que podemos aprovechar para ingerir sustancias nutritivas para nuestra salud.

-También es conveniente tomar abundante líquido, unos 8 vasos de agua al día para que el organismo funcione correctamente y elimine las sustancias innecesarias. Por supuesto es fundamental incluir en nuestra dieta frutas y vegetales frescos con gran cantidad de vitaminas hidrosolubles como las B y C y minerales esenciales para la salud.

-Por otro lado, los antioxidantes naturales favorecen el flujo sanguíneo y aumentan la cantidad de oxígeno que llega al cerebro. Incluso, si se ingieren en zumo, el proceso de digestión será más sencillo. Manzana, limón, sandia, zanahoria, apio, tomate, espinaca y remolacha son algunas propuestas.

-Para regenerar la flora intestinal, consume yogurt light, que además de ser liviano contiene probióticos que ejercen importantes efectos fisiológicos y contribuyen al equilibrio de la flora bacteriana intestinal y potencian el sistema inmunitario.

– Es conveniente eliminar o reducir el consumo de azúcar y sal y moderar las cantidades de harinas

– Evitar tomar estimulantes como el café, té o alcohol

Al finalizar el período de desintoxicación introducir los alimentos poco a poco evitando aquellos altos en grasa y azúcar días consecutivos. Seguir bebiendo mucha agua y hacer ejercicio físico tres o cuatro días a la semana es primordial.