Hoy viajamos a Hawái

Hawái es uno de los cincuenta estados que, junto con Washington D. C., forman los Estados Unidos de América. Su capital y ciudad más poblada es Honolulu. Todas las islas Hawái se formaron por la acción de los volcanes que surgían del fondo del mar, a partir de una fuente de magma que en geología se denomina punto caliente. La teoría del punto caliente de Hawái sostiene que la placa tectónica bajo el océano Pacífico se mueve en dirección noroeste, mientras que el punto caliente se mantiene estacionario, creando poco a poco nuevos volcanes. Por este motivo, únicamente los volcanes en la mitad sur de la isla de Hawái permanecen activos hoy en día.

Las islas más antiguas poseen volcanes inactivos, mientras que las más nuevas tienen volcanes todavía en activo. La isla de Hawái tiene cinco volcanes, y uno de ellos es de los más activos del mundo, el Kīlauea. En la cima de uno de esos volcanes, el Mauna Kea, se encuentra una de las mayores concentraciones de telescopios del mundo.

La diversa cultura de Hawái se expresa, entre otras cosas, en el idioma, la música, el arte, el teatro, la danza, el cine, la gastronomía y una gran cantidad de festivales. Desde movimientos y el bullicio de Oahu la romántica Maui y las inusuales actividades de Lanai y Molokai, las islas de Hawái ofrecen diversidad de actividades.

Las impresionantes playas y los exuberantes valles de Hawái ofrecen ilimitadas experiencias al aire libre, como surf, paracaidismo, recorridos en helicóptero, excursiones, deportes de canotaje, avistamiento de ballenas, nadar por la noche con mantarrayas, caminar por un paisaje lunar en el Garden of the Gods y flotar por túneles en antiguas plantaciones de azúcar.

Hula es una forma de danza acompañada por cánticos o canciones. Tiene su origen en las islas de Hawái, donde la desarrollaron aborígenes de la Polinesia que se asentaron allí. Los cánticos o canciones se denominan mele. El hula dramatiza o comenta el mele. Las danzas que se practican en Hawái constituyen una parte importante de la cultura local. A través de las danzas se relatan historias, que incluyen el devenir de personajes y situaciones propios de Hawái. En particular se destaca el movimiento de las manos de los bailarines, las cuales contribuyen a la representación de las historias y leyendas.