Hoy viajamos a República Dominicana

La República Dominicana es un país del Caribe ubicado en la zona central de las Antillas. Rodeada por el Océano Atlántico hacia el Norte y el Mar Caribe hacia el Sur, República Dominicana se enorgullece de contar con más de 1,600 Km. de costa y 400 Km. de las mejores playas del mundo, magníficos hoteles y resorts, e infinidad de opciones en deportes, entretenimiento y recreación.

Su capital Santo Domingo, es el asentamiento más antiguo del Nuevo Mundo. Animada y bulliciosa mantiene el encanto y el sabor de siglos de historia. Pasear por su barrio colonial, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1990, y explorar sus joyas arquitectónicas o dejarse llevar por el pintoresco Chu Chu colonial, el trencito que realiza una visita guiada son algunas de las atracciones que no hay que perderse.

Descubre edificios centenarios como el Alcázar de Colón, la Catedral de Santo Domingo, declarada en 1546 la primera catedral de América, el templo de las Mercedes o la Fortaleza Ozama.

Aparte de estos hitos históricos, la República Dominicana se encuentra entre los destinos más diversos del Caribe gracias a su geografía, naturaleza y gente. Sus paisajes van desde los picos más altos de la región, el Pico Duarte, al cuerpo de agua más bajo, el Lago Enriquillo, con unas sorprendentes 6,000 especies de flora y 7,000 especies de fauna, incluyendo flores de cactus, halcones endémicos y ballenas jorobadas.

 La cultura del país, con componentes taínos, europeos y africanos, da origen a una población diversa a las que se suman comunidades judías, japonesas, y hasta grupos afro caribeños, que llegaron a la República Dominicana a partir del siglo XIX.

La zona este del país se corresponde con el turismo más tradicional, lo que se traduce en una inmejorable infraestructura turística. En la costa de Punta Cana y Playa Bávaro encontrarás una amplísima oferta de hoteles de todo incluido con todas las comodidades para el viajero. En La Romana, otro de los destinos más populares del país, podrás disfrutar de hermosas playas como Isla Saona, Catalinita o Playa Rincón, disfrutar de partidos de béisbol o torneos de golf o probar suerte en el casino.

Todo ello, acompañado por una gastronomía inigualable, llena de aromas y sabores caribeños, y donde el famoso plátano de Barahona se funde en un perfecto maridaje con los frutos que el mar y el río regalan cada día.