Lotus Evija

Este deportivo eléctrico con tracción integral y con un pack de baterías de 70 kWh desarrollado por Williams llegará con una potencia de 2.000 CV, convirtiéndolo en el coche de serie más potente del mundo. El Evija será capaz de ofrecer una velocidad máxima de 320 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos y una autonomía de hasta 400 kilómetros.

Se trata de un deportivo biplaza con cuatro motores eléctricos. Cada motor eléctrico está destinado a mover una rueda y son independientes entre sí, pero están gestionados por una misma centralita electrónica para optimizar el reparto de potencia en función de las condiciones de conducción. Estos se alimentan de una batería de iones de litio de 70 kWh, con la que el Evija puede circular hasta 400 km antes de necesitar una recarga.

Lotus afirma que la batería del Evija se podrá cargar al 80% en sólo 12 minutos al usar cargadores de 350kW, pero al usar bases de 800kW, que hasta el momento no están disponibles, el coche recargará su batería al 100% en sólo 9 minutos.

La carrocería y el chasis son de fibra de carbono y la batería está colocada detrás de los asientos siendo visible desde el exterior a través de un vidrio transparente. Su posición en el coche ha sido estudiada para favorecer las tareas de mantenimiento y para poder ser reemplazada por otra con diferentes características.

No tiene espejos retrovisores, sino tres cámaras (dos en los laterales y una en la parte final del techo) que muestran la imagen que captan en tres pantallas que hay en el habitáculo. El sistema de iluminación, desarrollado por Osram, consta de faros láser para cortas y largas.

En el interior tiene un enfoque minimalista, si bien no cuenta con la habitual pantalla táctil central de la consola central, que es flotante y tiene botones para controlar la instrumentación digital. A través del volante rectangular también se pueden gestionar algunas funciones del vehículo y el selector de modos de conducción.