Ventajas de tener un gato en casa

1. Reducen tus niveles de estrés, protegen tu corazón y regulan la presión arterial: acariciar a estos encantadores seres te libera de toda ansiedad. Además, nivela tu ritmo cardíaco. Incluso existe un estudio profesional que afirma que el dueño de un minino, por un periodo de tiempo de 10 años, tiene un treinta por ciento menos de riesgo de padecer una afección cardíaca que aquel que no posea un gato. Es una perfecta ecuación, ya que a menor estrés el cuerpo experimenta una mayor relajación, y todo gracias a esas caricias y contacto físico con uno o varios de estos pequeños. Asimismo, los dueños de felinos tienen niveles de presión arterial más estables.

2. El afecto que te brindan es terapéutico: ¿sabías que el estar cerca de estas mascotas aumenta tu nivel de oxitocina? Esta hormona reduce el miedo a relacionarse con otros y aumenta tus sentimientos de empatía con otros seres vivos, entre otros efectos. Esto es sumamente importante cuando, por ejemplo, atraviesas alguna dificultad. Solamente unos minutos a solas con tu gato, tranquilamente, acariciándolo y las respuestas aparecerán espontáneamente.

3. Aprendes mucho sobre su personalidad independiente: existen muchas bromas y memes relacionados con el lado altanero de los gatos. Pero más que arrogancia se trata de una sensación de independencia que le es innata a cada uno de ellos. El hecho de observar la libertad con la que andan por el mundo y la forma despreocupada en que se comportan, te puede inspirar a imitar esas características. Ellos saben por instinto que se merecen lo mejor, así que, ¿por qué no replicar ese ejemplo en tu persona?

4. Ahorrarás tiempo en su higiene: debido a que son muy limpios por naturaleza, no tendrás que preocuparte por bañarlos regularmente. Solo requieren cepillarlos con cuidado (deja que él o ella te lo permitan, no los obligues o terminarás con unos buenos arañazos en las manos) y aplicarles algún talco contra pulgas y parásitos de vez en cuando.

5. Te ayudan a dormir mejor: nuevamente nos remitimos a los expertos: en estudios y encuestas realizados en Inglaterra, se concluyó que las mujeres prefieren la compañía de un minino que la de un hombre u otra pareja. No solo eso, sino que además el 41 por ciento de ellas afirman haber dormido mejor que sola o acompañada de otra persona. Increíble pero cierto. ¿Aún dudas del poder de esos ronroneos?

6. Los masajes gatunos son incomparables: el movimiento que estos animales realizan con las patas, semejante a un masaje, proviene desde su tierna infancia, ya que era la forma de presión ejercida sobre el vientre de la madre para obtener leche. No obstante, esta práctica la continúan realizando de adultos, cuando quieren demostrar cariño a sus dueños o simplemente hacer notar que se encuentran contentos. Así que déjate consentir y permite que tu gato o gata camine sobre tu espalda y relaje tus músculos con sus patitas. Esto fortalecerá tu lazo con ellos, definitivamente.

7. Pueden ayudar a niños con autismo: de acuerdo con el diario Daily Mail, un estudio de la Universidad de Missouri comprobó que los niños autistas se benefician enormemente al poseer una mascota, especialmente perro o gato. Esta compañía los ayuda a mejorar la interacción social y a apreciar mejor su entorno. No es difícil deducir entonces que dichos beneficios también se extenderían a otros niños con características especiales como, por ejemplo, síndrome de Down o problemas de aprendizaje.

8. En general benefician tu salud mental en conjunto: ya hablamos del estrés, pero esto es aún más fascinante: en una encuesta realizada por la organización Cats Protection, entre 600 personas que tenían algún tipo de problema mental, el 87 por ciento de ellos reportó un impacto positivo en su salud y comportamiento luego de adoptar un felino.

Artículo: Gene David Nieves